El melón: el mejor compañero del verano

El melón es el fruto de la melonera, una planta anual y herbácea. Su origen no está bien definido, algunos dice que es de Asia Central y otros que viene de África. Lo cierto es que crece en climas cálidos y no muy húmedos, y necesita mucha luz. Sin ninguna duda, pocos son los alimentos que pueden igualar su bajo contenido en calorías, ya que además de esta cuestión principal, se trata de una fruta que tiene un 90% de agua en su composición…

Beneficios y propiedades del melón

El melón es una fruta dulce con muchos beneficios para nuestro organismo. Su alto contenido en agua y su bajo contenido en azucares, grasa y calorías, hacen al melón especialmente beneficioso para personas que siguen dietas de adelgazamiento, puesto que resulta un hidratante fabuloso y se puede ingerir en las cantidades deseadas. Aporta vitamina E, un poderoso antioxidante que previene el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Los beneficios del melón también se hacen notar en dietas para diabéticos, en donde se debe llevar un control estricto de los hidratos de carbono consumidos. Por otro lado su contenido en provitamina A, y vitamina C, lo hace especialmente beneficioso para personas que sufren carencia de las mismas. La vitamina A nos ayuda a evitar la sequedad en las mucosas y en la piel y sobre todo se pueden aprovechar de estas propiedades nutricionales del melón aquellas personas que toleran con dificultad los cítricos.

Otro aspecto beneficioso del melón es su contenido en potasio, del cual se puede sufrir escasez en periodos concretos como en los que se sufre trastornos de conducta alimenticia o en caso de seguir una dieta hipocalórica. El contenido en potasio y agua le otorgan propiedades diuréticas al melón, especialmente útil para el organismo cuando se requiere estimular la función renal como tratamiento para eliminar los cálculos renales, para infecciones urinarias y para reducir el exceso de acido úrico cuyo resultado son ataques de gota, hipertensión arterial y afecciones de los vasos sanguíneos.

Las propiedades medicinales del melón también se hacen notar en casos de deshidratación, acompañado de pérdidas de minerales, como ocurre con las diarreas, la sudoración excesiva, provocada por las altas temperaturas o estados febriles severos. Aunque el melón resulte laxante, puede administrarse sin problema en casos de diarreas procedentes de procesos de gastroenteritis. Es muy diurético y actúa como un laxante suave, por lo que elimina toxinas y ayuda a neutralizar la acidez.

Pepitas de melón, semillas de oro

Nos hemos cansado de tirar las pepitas o semillas de melón como si de un simple deshecho se tratara, cuando en realidad pueden resultar un saludable y delicioso tentempié. En primer lugar se pueden dejar secar al sol o en el horno, también pueden ser ligeramente tostadas y saladas,  resultarán un aperitivo sano y enriquecido en flavonoides, lo que nos otorgará efectos antioxidantes.

También se pueden tomar como refresco, para ello basta con lavarlas y escurrirlas, a continuación se trituran, se endulzan y se mezclan con melón troceado y un poco de agua. Este refresco mexicano denominado se debe conservar unas tres horas en el frigorífico y estará listo para tomar. En Marrakech las machacan en un mortero con agua y un poco de agua de azahar (elaborada con flor de naranjo), tras filtrar el jugo obtienen una bebida muy nutritiva y deliciosa.

Pero además se puede elaborar un aceite que se extrae por presión de las semillas, un aceite con el que aderezar y enriquecer algunos platos que otorgarán propiedades calmantes y un alto contenido en flavonoides.

El melón cuida nuestra piel 

El melón también se usa mucho en tratamientos de belleza, ya que además de todos estos beneficios internos, produce varios externos. Se usa en mascarillas, cremas o simplemente aplicándolo machado y directamente sobre la piel. Deja la piel hidratada, suave y tonificada, y ayuda a prevenir las arrugas. El melón suaviza y tonifica la piel por lo que puede utilizarse externamente.

Piel seca: Una mascarilla realizada con pulpa de melón ayudara a hidratar la piel y evitar que se reseque y aparezcan arrugas. Machacar tres cucharadas de pulpa de melón con un tenedor y aplicar en forma de mascarilla sobre el rostro durante 15 minutos. Enjuagar bien con agua limpia.

Flaccidez o piel colgante: El melón tonifica la piel y previene o mejora la flaccidez de la misma . Aquellas personas que poseen arrugas colgantes en el cuello, en los brazos, en las piernas etc. pueden recuperar parte de su tersura mojando con una gasa empapada en zumo de melón la parte colgante del cuerpo.

Algunas personas consideran que no es aconsejable comer melón por las noches, porque causa indigestión, sin embargo, esto no está comprobado. Su contenido es básicamente agua, por lo tanto, no tendría ningún componente que pueda provocar problemas estomacales. Lo que sí puede llegar a influir es la asimilación del melón, si es que se come muy frío de la nevera cuando hace demasiado calor y esto provoque un “choque” térmico en el cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s