El camalote: las pequeñas islas invasoras

Esta planta invasora, procedente del Amazonas causa estragos a lo largo de la cuenca del Guadiana. El camalote, también conocido como jacinto de agua, es una planta flotante de grandes hojas y vistosas flores, tradicionalmente usada como ornamento en acuarios y jardines  y se cree que llegó al Guadiana accidentalmente…

Como insistiendo en su característica capacidad de desaparecer, el agua del Guadiana se pierde de vista en algunos de sus tramos a su paso por Extremadura , pero lo ha hecho cubierto por una verde capa de camalote. La planta invasora se detectó en la región en 2004, pero no se le dio importancia por tratarse de una especie propia de climas tropicales. Meses después afectaba a unos 80 kilómetros y así sucesivamente en los últimos años hasta llegar a ser un grave problema, pese a una lucha humana enraizada contra la plaga del camalote.

El camalote tiene una capacidad reproductiva —tanto por semillas como de forma vegetativa— impresionante; en condiciones favorables, en solo un mes puede doblarse la cantidad en el río, explica Nicolás Cifuentes, ingeniero de la Confederación Hidrográfica del Guadiana y uno de los coordinadores de la lucha contra la especie. La invasora pone en riesgo el ecosistema del río, ya que impide el paso de la luz que precisan otros animales y vegetales,  lo que interfiere en la cadena trófica, evitando asimismo la producción de fitoplancton y de otro tipo de algas  y, como aporta gran cantidad orgánica, puede dar lugar a procesos de eutrofización, eliminando el oxígeno del agua, volviéndose tóxica.

La plaga del “camalote” o jacinto de agua se expande rápidamente por el río Guadiana debido al calor y obliga a retirar unas cien toneladas al día; requiere segarlo constantemente con el objetivo de contener su presencia y limitar los efectos dañinos para el medio ambiente. El camalote carece de raíces profundas, a diferencia del nenúfar mexicano, el cual muchas veces acompaña al camalote. Se corta a unos centímetros de profundidad y, dado que brota de nuevo a los cuatro o cinco días, hay que volver a segarlo hasta conseguir su “agotamiento”. Este año ya se han eliminado 1.000 toneladas y desde el inicio de la plaga unas 230.000.

Cuando se descontrola  cubre totalmente el río de orilla a orilla en cantidades espectaculares, como se ha visto en años anteriores en Mérida y otros sitios, y además, la descomposición de su materia orgánica produce efectos muy perjudiciales y “deja a oscuras el agua”. Otro efecto negativo es en la actividad agraria si logra introducirse en los sistema de canales de riego, lo que produciría “unos daños económicos bestiales”, aunque esto no ha ocurrido nunca porque se han venido instalado barreras.

El Jacinto de Agua es una de las especies incluidas en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En España ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna,  en rueda de prensa ha señalado que el camalote “no va a desaparecer nunca más” de la capital autonómica “ni del resto de ciudades en las que está presente”. Ha indicado que “es imposible” hacer desaparecer esta planta invasora, ya que sólo hay un método, que consiste en un “agresivo tratamiento” de productos fitosanitarios que están prohibidos.

Desembocadura del río Albarregas Foto JCD

Desembocadura del río Albarregas Foto JCD

Un producto químico registrado que no interesa comprar

La situación es algo confusa ya que existe un bio-herbicida desarrollado por la Universidad de Extremadura y el Instituto de Investigaciones Agrarias Finca La Orden, dependiente de la Junta, capaz de secar la planta del camalote. Mientras tanto la Confederación Hidrográfica del Guadiana, responsable de combatir la plaga del jacinto de agua, la cual mantiene activado un dispositivo de control para que el camalote no se extienda, ha confirmado que no conocía el bio-herbicida y que no ha tenido acceso al producto.

Mientras tanto, la patente de invención, con examen previo, fue presentada en 2011, y la publicación de la concesión definitiva tiene fecha de abril de 2013. El titular de la patente es la Universidad de Extremadura, y se trata de un herbicida biodegradable. La invención se define como una composición herbicida que comprende aceite esencial de Thymbra capitata (tomillo). Explica que se trata de una composición herbicida para el control y eliminación del jacinto de agua y otras malezas acuáticas, para el control y eliminación de malas hierbas en cultivos ecológicos, y para la defoliación de plantas en cultivos ecológicos.

  • “Dicha composición herbicida es biodegradable e inocua para otras especies vegetales o animales y no presenta toxicidad para el ser humano, lo que permite su aplicación en grandes áreas”.

Por otro lado hay un problema legal, pues no está permitido el uso de este tipo de productos en los cauces. En este caso, no se esparce de forma genérica ni masiva, sino de forma puntual y específica mojando la hoja, que la penetra de forma que se envenena la raíz y la planta muere, pero Medio Ambiente no lo autorizó en su momento.

Ante esta circunstancia, los técnicos trabajan con Medio Ambiente y Sanidad para ver el modo de que se permita de forma legal el uso de este herbicida. Mientras, en Medio Ambiente trabajan en otros proyectos, como es el programa ‘Invaseo’, en el que se llevan a cabo pruebas de ‘solarización’, mediante el uso de mantas que se ponen sobre el fondo y evitan que llegue la luz solar y se produzca la función clorofílica y muera la planta.

Cabe destacar igualmente que en 2009 ya existían artículos periodísticos que hacían alusión a la existencia de una investigación liderada desde la Universidad de Extremadura y un centro de investigación extremeño para intentar combatir al camalote a través de este bio-herbicida.

Una empresa comercializa el producto

Univalue Valorización SL., con sede en Bilbao y dependiente de Grupo 9 de Universidades (G-9), incluida la Universidad de Extremadura, oferta en su web este producto para el control de las malas hierbas en la agricultura ecológica y la eliminación del Jacinto de agua.

Se presenta como un herbicida biodegradable desecante para el control de malas hierbas en agricultura ecológica así como para el control y eliminación del jacinto de agua.

Incompetencia entre administraciones

Mientras tanto, esta planta invasora, procedente del Amazonas, causa estragos a lo largo de la cuenca del Guadiana. Una situación que resume la falta de comunicación entre administraciones según transmite el grupo conservacionista ADENEX.

ADENEX aboga no obstante por aplicar el principio de prudencia frente al camalote con el uso del herbicida sobre el cauce de un río. Fuera de la polémica Jesús Valiente, de esta asociación, advierte que el problema de fondo “que se repite con demasiada frecuencia”, es una falta de coordinación y de transparencia entre administraciones, y hacia la participación ciudadana.

El grupo conservacionista lamenta que no hay ningún órgano de participación, o alguna mesa de diálogo, donde sentar a todas las partes para hablar por ejemplo de las plantas invasoras. Aboga por atajar este problema desde el mismo barco, y evitar situaciones como la del antídoto contra el camalote.

Ante esto señala igualmente que hace varios años alertaron del problema que estaba generando el jacinto de agua sobre el camalote, la confederación tardó en reaccionar, lo hizo cuando ya estaba la situación descontrolada.

Fotolog.com

La leyenda guaraní del camalote

Una joven india se enamoró de un soldado español que llegó junto con los primeros conquistadores. Viéndose éste obligado a alejarse precipitadamente un día, y a despedirlo fue la joven hasta la orilla del río. La suave corriente empujó hacia el sur la embarcación y se perdió muy pronto en medio de la selva. Mucho lloró la india y más porque sabía que, como fruto de sus amores no tardaría en ser madre, lo que le acarrearía el repudio de su tribu. Todas las mañanas y todos los atardeceres se llegaba hasta el río esperando el retorno de su amado. Desesperada en la espera inútil, imploró humildemente a los dioses que la ayudaran en su triste situación. Apiadados éstos la convirtieron en la planta de camalote que constantemente baja del alto de los ríos surcando todos los cauces en busca de su amado..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s