El alcalinizante más potente que existe contra el cáncer

El bicarbonato y el carbonato de sodio es el producto de las cenizas de determinadas plantas. La ceniza utilizada como detergente desde tiempos inmemoriales no es otra cosa que una mezcla de carbonato de sodio y de potasio…

bicarbonato-de-sodio

Historia de un polvo mágico

Los primeros datos de uso del bicarbonato de sodio se encuentran en el antiguo Egipto. La gente empleaba una mezcla compuesta de carbonato de sodio y bicarbonato de sodio que llamaban natrón. Este mineral se obtenía a partir de la evaporación del agua de un lago salado. Su utilización era múltiple: se empleaba para la higiene personal, como jabón, para lavar y teñir tejidos, para producir cristal y, además formaba parte de numerosos ingredientes necesarios para el proceso de momificación..

El carbonato de sodio  fue utilizado durante siglos, como un elemento importante en la industria del papel, el jabón, el textil y la producción de vidrio.  A finales del siglo XVIII un químico francés llamado Nicolas Le Blanc elaboró una fórmula que permitía transformar la sal en sodio. Gracias a ello fue posible producir una gran cantidad de carbonato de sodio necesario para la incipiente industria. Sin embargo, el procedimiento descubierto producía una gran cantidad de residuos tóxicos y exigía temperaturas elevadísimas para su producción.

En 1846, John Dwight y Austin Church, dos pasteleros de Nueva York deseosos de  encontrar un producto que elevara la masa, comprobaron que el carbonato de sodio mezclado con leche daba lugar a un gas carbónico, con el efecto de la levadura. En la Bélgica de 1863, el químico Ernest Solvay encontró un procedimiento sencillo, económico y ecológico para producir bicarbonato de sodio a nivel industrial. Su nuevo sistema de producción no exigía altas temperaturas para la transformación de la sal de calcio en bicarbonato. El amoníaco empleado para el proceso de fabricación podía reciclarse. Su proceso de fabricación no generaba residuos tóxicos.

El bicarbonato fue presentado en las publicaciones de libros de cocina, y en la década de 1930 fue ampliamente publicitado como un “agente médico comprobado”. El bicarbonato de sodio fue popularizado por Arm & Hammer hace más de 150 años, y mientras que muchas personas conocen sus numerosas cualidades  para cocinar y para uso doméstico, pocas personas saben que el bicarbonato de sodio también tiene potentes propiedades medicinales y curativas.

Una-molecula-podria-forzar-a-l_54354199985_51351706917_600_226

Ganando terreno al cáncer

En la actualidad especialistas de la medicina han podido comprobar su gran efectividad. Actualmente el producto es utilizado por doctores en la diálisis de riñón con el objeto de reducir los niveles de acidez en el torrente sanguíneo de los pacientes. La Administración de los Alimentos y Medicamentos (FDA), actualmente examina diversos beneficios ampliamente reconocidos de este producto. Hasta ahora han sido aprobadas siete aplicaciones diversas a las que se les ha calificado de “seguras y efectivas” por la misma institución. Entre ellas se incluye su utilidad como antiácido.

El bicarbonato de sodio ofrece más beneficios y puede curar muchas enfermedades graves como el cáncer y la diabetes. Es ampliamente investigado y se ha utilizado durante varios años. La toxicidad de la quimioterapia y la radiación puede destruir los órganos vitales del cuerpo como el hígado y los riñones y por lo general se les receta periódicamente a los pacientes para evitar esta posibilidad.

Un problema con respecto a la fisiología humana es el problema con la falta de iones de bicarbonato que se traduce en una disminución en el valor pH de la sangre. Las enzimas son esenciales para la reacción bioquímica, y son sensibles a los niveles de pH. Trabajan en un ambiente no ácido y eso significa que las células funcionan mejor en un ambiente ligeramente alcalino, lo que da credibilidad al bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio ayuda a transportar oxígeno al dilatar los vasos sanguíneos y esta liberación de oxígeno en los tejidos celulares hace que aumente el valor del pH. Cuando el valor de pH de la orina es alta, no hay cristalización de los productos de desecho en el tracto urinario. El ácido úrico provoca la gota, cálculos renales, diabetes y enfermedades del corazón. Tomando bicarbonato de sodio por vía oral, enfermedades graves como la artritis, la gota, la gripe se puede prevenir.

bicarbonato-sodico2

Los especialistas convencionales, que forman parte consciente o inconscientemente del complejo financiero-industrial farmacéutico, siguen convencidos de que el cáncer es un misterio impenetrable. La solución de la medicina organizada para el cáncer reside en tres procedimientos muy riesgosos y altamente invasivos: cirugía, quimioterapia y radiación.

En su libro, “Winning the War on Cancer”(“Ganado la Guerra al Cáncer”), su autor, el Dr. Mark Sircus, aborda el tema del bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio es el método conocido desde antaño para acelerar el retorno a la normalidad de los niveles de bicarbonato en el cuerpo. Y es, también, la más barata, segura, y quizás la más efectiva medicina en existencia para el cáncer. El bicarbonato de sodio le da al cuerpo una forma natural de quimioterapia que efectivamente mata las células cancerígenas, sin los demoledores efectos secundarios y costos de los tratamientos de quimioterapia convencionales.

El cáncer es ácido láctico, que se forma cuando un hongo o moho vive en un ambiente que está desprovisto de oxígeno. El cáncer parece ser causado por una severísima infestación de hongos en los órganos internos, permitida por una baja en el sistema inmunológico sea por déficit de vitamina B17. Muchos de los tratamientos de quimioterapia incluyen actualmente el bicarbonato de sodio, recetado por los médicos pretendiendo  proteger los riñones, el corazón y el sistema nervioso del paciente. Ha sido determinado que el administrar quimioterapia sin el bicarbonato puede ser contraproducente para el paciente. Es escasa la información en cuanto a que es precisamente el bicarbonato de sodio el que está actuando, no sólo para detener las metástasis y sanar el cáncer, sino también para disminuir al mínimo los nocivos efectos  de la temible quimioterapia.

Otto Heinrich Warburg

Otto Heinrich Warburg

Otto Heinrich Warburg (Premio Nobel 1931 por su tesis “La causa primaria y la prevención del cáncer”) afirmó que:  “Las células cancerosas viven en un ambiente extremadamente ácido y carente de oxígeno. Las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento. Privar a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas puede muy probablemente, convertirlas en cancerosas. Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias y células alcalinas atraen el oxígeno. Las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno esté libre de oxígeno. Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos. Por lo tanto, el cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno.”

delicious fresh vegetables studio shot

¿De que se alimentan las células cancerosas?

Los 60 trillones de células que componen nuestro organismo, necesitan alimentarse, eliminar residuos y renovarse constantemente. En este sentido, la sangre cumple dos funciones vitales: llevar a todas las células los materiales nutritivos que necesitan y retirar de ellas los residuos tóxicos y ácidos que se producen como resultado de la transformación de dichos nutrientes (metabolismo). Una forma efectiva de combatir el cáncer es no alimentar las células cancerígenas con alimentos que las estimulen a multiplicarse, y así dejarlas morir de hambre.

El azúcar es un alimento estimulante del cáncer. Al eliminar el azúcar de nuestra alimentación se elimina un alimento que fortalece la proliferación de células cancerigenas. Los sustitutos del azúcar están compuestos de Aspartame, siendo muy dañino. Un mejor sustituto del azúcar es la miel de abeja y la melaza, pero siempre en pequeñas cantidades, también la estevia.  A la sal de mesa se le añade un químico para volverla blanca, y éste es estimulante de células cancerigenas. La mejor alternativa es la sal marina.

La leche produce en el cuerpo flemas, especialmente en el tracto gastro-intestinal. El cáncer se alimenta de flemas. Sustituirla con leche de soja sin azúcar o leche de almendras. Conviene beber leche de origen vegetal.

Las células cancerigenas se desenvuelven en un ambiente ácido. Una dieta estructurada a base de carnes rojas es ácida, por lo tanto es preferible ingerir pescado y carnes blancas. La carne roja también contiene antibióticos para el ganado, hormonas del crecimiento y parásitos, todos ellos son dañinos, especialmente para personas que padecen cáncer. La proteína cárnica es difícil de digerir y requiere de muchas encimas digestivas. Los cárnicos no digeridos permanecen en el intestino, transformándose en sustancias putrefactas, lo cual produce más toxinas. La pared de las células cancerigenas tienen una dura capa de proteína. Al reducir la ingesta de cárnicos se liberan más encimas que atacan la pared exterior de las células enfermas, lo cual permite destruir un mayor número de células con cáncer.

Una dieta elaborada con un 80% de vegetales frescos, granos, semillas, nueces y un poco de frutas estimularía a crear un ambiente alcalino. El restante 20% de la alimentación se puede proveer de alimentos cocidos, incluyendo granos. Los vegetales frescos proveen enzimas vivas que son fácilmente absorbidas, penetrando al nivel celular en quince minutos, alimentando y estimulando el desarrollo de células sanas y saludables. Beba zumo de vegetales frescos para conseguir enzimas vivas que contribuyan a desarrollar células saludables.

Elimine el café, té negro y chocolate pues tienen cafeína. El té verde es una mejor alternativa y posee propiedades que combaten el cáncer. Lo mejor para beber es el agua purificada o filtrada, para evitar las toxinas y los metales pesados en el agua.

Las células cancerigenas no pueden operar en un ambiente oxigenado por lo tanto se recomienda hacer ejercicios y respiraciones profundas diariamente, contribuyendo a que las células reciban más oxígeno. La terapia con oxígeno es otra forma empleada para destruir las células cancerigenas.

El cáncer es una enfermedad de la mente, del cuerpo y del espíritu. Una actitud pro activa y un espíritu positivo indudablemente ayudan a sobrevivir a una persona con cáncer. La ira, la soledad y la tristeza provocaran estrés y un fuerte ambiente ácido al organismo. Aprender a tener un espíritu lleno de amor y perdón contribuirá a mejorar las condiciones de cáncer.

célula

“Todas las enfermedades son ácidas, donde hay oxígeno y alcalinidad no puede haber enfermedad, incluida el cáncer”  Otto Warburg, premio Nobel de Fisiología 1931.

Anuncios

Un comentario en “El alcalinizante más potente que existe contra el cáncer

  1. Pingback: Agua con vinagre y bicarbonato, un milagro para la salud | Natural.lum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s