La parálisis del sueño y cómo lidiar con ella

La parálisis del sueño no es más que una incapacidad temporal que no permite realizar ningún tipo de movimiento voluntario el cual se da entre el sueño y la vigilia. Este estado de incapacidad puede ocurrir tanto al comenzar a dormir como al despertarse. La parálisis del sueño pertenece al grupo de Trastornos del Sueño de las parasomnias y puede ocurrirle una vez en la  vida al 50% y el 60% de las personas según los estudios…

La sensación de insensibilidad total del cuerpo durante la parálisis del sueño va normalmente acompañada de otros síntomas, como la sensación de asfixia, disminución de la frecuencia cardíaca, los cuales en la mayor parte de los casos duran de uno a tres minutos, tras los cuales cede de forma espontánea y natural, pero lo peor de todo es que la persona que sufre esta parálisis temporal se encuentra totalmente consciente, sin embargo no es capaz de moverse, ni hablar ni abrir los ojos, provocando un estado de desesperación y ansiedad. Pero lo más importante de todo es que no representa ningún peligro para la vida de quien padece de estos episodios, pues el sistema respiratorio sigue funcionando con toda normalidad.

La parálisis del sueño es un mecanismo de protección que previene que actuemos en nuestros sueños mientras dormimos. Cuando nos quedamos dormidos, se bloquean las señales del cerebro a los músculos, por lo que no movemos nuestro cuerpo físico cuando soñamos que lo hacemos. El sueño lúcido es un viaje al subconsciente, que sigue reglas completamente distintas de las que sigue nuestro cerebro cuando estamos despiertos. La parálisis del sueño es un estado de completa debilidad de los músculos.

la-paralisis-del-sueo-causas_thumb

A qué se debe la parálisis del sueño

Según investigación y opiniones de los expertos estos episodios ocurren en personas que están bajo presión y mucho estrés, y al instante de acostarse a dormir el cuerpo se mantiene en alerta como respuesta de alguna amenaza provoca por el estrés, lo que dificulta la posibilidad de tener el control del cuerpo perdiendo el total dominio de la mayoría de los músculos.

Una vez que sucede el episodio muchos de los circuitos neuronales se sobreexcitan produciendo escalofriantes pesadillas que puede sentirse totalmente reales y es cuando nuestro cuerpo intenta abruptamente defenderse ante esas pesadillas reales y no puede hacer nada para conseguir responder y despertar rápidamente, momento en el que nuestro organismo se queda en un estado de profunda relajación.

Que hacer en caso de que nos ocurra una parálisis del sueño

En la mayor parte de los casos para poder reaccionar y lograr moverse durante el episodio se recomienda no desesperarse y tratar de relajarse para no perder la calma, ya que se trata de un episodio temporal y natural que no afecta en nada nuestra vida ni ninguna parte de nuestro cuerpo, en pocas palabras no se corre ningún tipo de riesgo. Dado que lo más importante que es la respiración sigue trabajando automáticamente.

La capacidad de abrir y mover los ojos no se verá afectada por la parálisis del sueño. Algunas personas recomiendan mover los ojos de un lado a otro con rapidez para salir del estado de parálisis del sueño. Otra técnica que es bastante efectiva es tratar de mover algunas zonas de nuestro cuerpo lentamente, como los brazos, manos, piernas o intentar abrir los ojos. Otra técnica que puede ser útil es tratar de realizar algún movimiento brusco.

Se cree que la parálisis del sueño se produce cuando la persona entra en el estado de movimiento ocular rápido (REM) antes de tiempo. Como es más probable que esto ocurra cuando una persona no duerme lo suficiente, mantener un patrón regular de sueño puede disminuir la frecuencia de los episodios. Algunos investigadores han descubierto que puede deberse a la posición en la que se duerme y recomiendan dormir en cualquier posición excepto boca arriba. Aproximadamente el 60% de los episodios de parálisis del sueño se producen cuando la persona duerme boca arriba. También puede estar causada por algunos sedantes o medicamentos para el dolor. Cambiar de medicamentos podría eliminar el problema.

Registrar los detalles de la experiencia, la hora, los patrones de sueño y el estado mental o emocional antes y después de estar paralizado, puede ser una información muy útil, especialmente si se decide consultarlo con un médico. Una vez se logra despertar de la parálisis, es recomendado no volver acostarse y permanecer despiertos por unos quince minutos antes de volver a la cama para evitar que reaparezcan nuevos episodios de la tenebrosa parálisis del sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s