El poder de las flores: esencias que curan el alma

Mucho tiempo ha pasado desde que Edward Bach elaborara la primera generación de esencias florales, creando un nuevo sistema terapéutico más fiel a la naturaleza y que ha sido y es una fuente inspiradora para el auto-conocimiento y el bienestar personal. Desde entonces numerosos productores de esencias florales han ido enriqueciendo el marco de la terapia floral con sus descubrimientos y aportaciones, al tiempo que actualizando estos recursos naturales al progreso, evolución y necesidades de la conciencia humana actual..

180b8e8e36b127e6375e2f9837f9fd95

Las orquídeas de Andreas Korte

Entre los numerosos investigadores se encuentra el botánico alemán Andreas Korte que ha promulgado la elaboración y difusión de numerosas esencias florales de Europa, América del Sur y África. En el año 1988 desarrolló las primeras esencias de orquídeas del mundo y, posteriormente, expandiría el sistema especializado de las orquídeas del Amazonas.

Las orquídeas del Amazonas pertenecen a la categoría de plantas epifíticas, aquellas cuyas raíces no se insertan en la tierra para obtener alimento, sino que se sujetan en las ramas superiores de los inmensos árboles amazónicos. Viven en simbiosis con un hongo que toma el material orgánico sobrante del árbol y lo pone a disposición de la planta.  Las orquídeas son como diosas del elemento aire, tomando la energía cósmica de la radiación solar.

Hasta el momento Korte ha elaborado un sistema de 20 esencias de orquídeas del Amazonas que contienen una elevada frecuencia vibratoria. Korte consideró desde sus inicios que los métodos tradicionales que obligaban a cortar las flores de la planta, podían producir dolor a la misma que se vería reflejado en la esencia elaborada.  Así que diseñó una forma de elaboración con cristales de cuarzo que se basa en tomar la información esencial de la flor como si fuera una fotografía, filtrando su campo energético mediante la luz solar hacia una geoda de cuarzo con agua de manantial, acompañando el proceso de una conexión meditativa con la planta. De esta forma no se causan daños y se conserva toda la energía curativa de la flor con la que se está trabajando, creando un puente energético entre ser humano-naturaleza-cosmos que hace mucho más potente la esencia elaborada.

Otra característica importante respecto a la potencia energética de estas esencias se basa en su procedencia. La zona del Amazonas es la selva tropical más grande y más antigua de nuestro planeta y alberga una variedad casi infinita de formas de vida. El río Amazonas atraviesa la línea del Ecuador, con una superficie acuática de siete millones de kilómetros cuadrados, constituyéndose en un nexo poderoso entre los dos hemisferios planetarios. De todos es bien sabida la analogía de la línea del Ecuador como columna vertebral del planeta en conjunción con los chakras de la columna vertebral del ser humano. 

Por todo ello, los efectos de las orquídeas del Amazonas se van a focalizar en el ámbito del cuerpo etéreo y emocional. Van a actuar primero, como punto de partida, en el cuerpo astral, para alcanzar desde ahí otros planos, relacionándose con los chakras superiores que representan el plano de la información. Vibran en el plano de amor angélico y establecen un vínculo entre el cosmos, el individuo y la Tierra, transmitiendo energía sanadora tanto a nosotros como al planeta.

Igual que las esencias florales de Bach generan una vibración saludable en los planos corporal, mental y emocional aproximando al individuo a su esencia y a una proyección vital auténtica respecto a su verdadera identidad, con las esencias de orquídeas del Amazonas se inicia un proceso de tránsito y sostenimiento en los primeros niveles de comprensión de la propia trascendencia del individuo.

orquideas-blancas

Las  20 orquídeas del Amazonas

Orquídea agresión :  Ayuda a movilizar la energía vital. Esta esencia debe usarse con sumo cuidado ya que su acción, dirigida al primer chackra, tiende a liberar las potentes energías vitales que se expresan a través de las emociones básicas. La liberación y transmutación de estas energías permite conectar con los chacras superiores. Liberación, impulso, sexualidad.

Preparado fluvial del Amazonas : Se elabora mediante la utilización de cristales y contiene la poderosísima energía del Amazonas. En el plano físico corresponde a la columna vertebral y hace circular la energía vital de nuestro cuerpo, trabajando cualquier desbloqueo. Flujo de energía, desbloqueos, conexión terrena.

Orquídea Angel: Al trabajar sobre la visión interior, posibilita la apertura del Tercer Ojo, ya que cuando este centro funciona adecuadamente comprendemos la realidad que nos rodea y tenemos acceso a dimensiones desconocidas que pueden conectarnos con los seres angelicales que los habitan. Elevación, comunicación, liberación.

Orquídea guardiana: De manera similar a la anterior, esta esencia ayuda a establecer una mejor conexión con los espíritus de luz que nos rodean. Esa energía protectora que siempre nos acompaña, pero de la que rara vez tenemos consciencia. Está especialmente indicada para las personas inseguras de sí mismas. Sensibilidad, vulnerabilidad y comunicación.

Orquídea Canal: Trabaja en la línea de las dos anteriores porque moviliza energías que, a las personas que están preparadas para ello, les permiten ser mejores vehículos de las vibraciones espirituales que fluyen desde el Cosmos y que están presentes en todo trabajo energético. Especialmente indicada para las personas que reciben mensajes y canalizan la energía de otras dimensiones de consciencia en la sanación espiritual.  Conexión y comunicación con las energías cósmicas.

Orquídea chocolate: Esta esencia nos permite rememorar y recuperar la sensación de una vida más fácil, más dulce y placentera. Flexibiliza nuestras actitudes ante posturas o creencias dogmáticas o fanáticas, introduciendo elementos de juego, ironía y humor en nuestros esquemas mentales. Moderación y equilibrio.

Orquídea color: Clarifica, ilumina y dispersa las sombras que enturbian la mente y oscurecen nuestros pensamientos y estados de ánimo. Muy útil para esos “días grises”: que todos conocemos porque aporta alegría. Anima a las personas que suelen verlo todo negro. Pensamiento creativo y visión positiva del entorno.

Orquídea estructura: Su acción ayuda a mejorar y armonizar la propia organización interna, favoreciendo la coordinación y el funcionamiento armónico de todos los chacras. Despierta a nuestro propio “médico interno“; esa poderosa e inteligente energía autocurativa que estructura, coordina y mantiene la salud orgánica. Autocuración y crecimiento celular.

Orquídea Deva: Abre nuestra conciencia a una mayor conexión con la energía de la Naturaleza. Indicada para todos aquellos que sientan amor y deseen potenciar su sensibilidad hacia todos los elementos que la representan como: los árboles, las flores, los minerales, las aguas y las divinidades o energías sutiles que los habitan. Comprensión, integración y comunicación.

Orquídea abundancia: Estimula la conciencia de que somos parte del todo y de que no sólo somos perfectos receptores sino también perfectos dadores de la infinita riqueza que es la vida misma. Como un cuerno de la abundancia esta esencia nos abrirá a recibir, y a dar del Cosmos y de la Tierra dejándonos fluir libre, generosamente y en paz.  Amor cósmico, correspondencia cielo y tierra.

Orquídea alegría: Trabaja sobre los estados de ánimo, aligerando y estimulando los aspectos positivos. Está especialmente indicada para las personas que tienden a sentirse tristes o deprimidas, ya que relaja las contracciones internas a nivel del plexo solar y nos permite conectar con el ‘niño’ feliz e inocente, que todos llevamos dentro.
Amor, armonía y felicidad.

Orquídea corazón: Actúa sobre el chakra del corazón permitiendo que las energías bloqueadas en el plexo solar asciendan hasta este chacra. Gracias a su trabajo de limpieza y liberación superamos nuestros miedos, renunciando al egoísmo y nos abrimos plenamente a la generosidad y al amor. Transmutación de energías.

Orquídeas del ser superior: Nos ayuda en la búsqueda de nuestro Ser Superior. Actúa sobre los bloqueos emocionales y los prejuicios mentales que nos impiden escuchar y acatar la voz de nuestro interior. Abre los chacras superiores e incrementa la visión de los “mundos invisibles”. Energía renovada, autoconocimiento.

Orquídea de la inspiración: Su acción se dirige tanto a la elevación y sublimación de las energías como a su elaboración y concretización en obras creativas. Permite utilizar los estímulos externos como fuente de inspiración y se recomienda a las personas que trabajan en actividades creativas. Estimula la visión del Tercer Ojo y permite integrar el mundo espiritual a lo terreno. Integración y comunicación con jerarquías espirituales.

Orquídea del amor: Su acción se centra especialmente a nivel del chakra del corazón abriéndolo y predisponiéndolo a la entrega y al amor. Está especialmente indicada para las personas que trabajan desde este centro y con estas energías, ya que mejora su conexión con el Amor Cósmico, y aumenta su posibilidad de transmitir esa energía. Sanación y amor incondicional.

Orquídea de los recuerdos: Estimula las zonas más profundas del inconsciente posibilitando un mejor acceso a nuestra memoria ancestral. Especialmente útil para las personas que buscan en la regresión a vidas pasadas rememorar otras encarnaciones o dilucidar conflictos actuales. Autoconocimiento y comprensión.

Orquídea de la Psiquis: Nos ayuda a descender y profundizar en nosotros mismos. Nos invita a la autoreflexión y a la búsqueda interior, y es por lo tanto, valiosa y útil en cualquier proceso terapéutico de psicoanálisis o en otras técnicas de interiorización o autoconocimiento. Conexión con nuestro interior.

Orquídea sol: Trabaja en la correcta alineación de los centros energéticos y la apertura que les permite recibir la energía solar. Ayuda a superar nuestro egoísmo natural y nos abre al Amor Universal. La esencia de esta Orquídea que tiene sus raíces en la tierra se corresponde con el plexo solar, y armoniza el ego, equilibrándolo con las leyes cósmicas. Equilibrio y armonización.

Orquídea Venus: Estimula las características femeninas y lunares de nuestra personalidad. Favorece la escucha, la pasividad y la dulzura. Especialmente indicada para las personas que tienen carencias o dificultad para expresar la amplia gama de emociones calificadas como femeninas. Ternura, armonía,  y comprensión.

Victoria Regia: Aunque se trata de un nenúfar (el más grande de la tierra) esta esencia contiene una energía muy poderosa que actúa de un modo caso explosivo sobre los cuerpos físicos, mental y emocional. Provoca desbloqueos importantes. Estimula la energía Kundalini y puede ser una ayuda para las personas en trance de muerte. Libera de angustia y el miedo a la transición, permitiendo una muerte serena y en paz. Transformación y transición.

articvibra

El poder de las flores de Bach

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934..

El Dr. Bach era un gran investigador, además de médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos problemas emocionales. A estas 38 flores se les llaman Flores de Bach. Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, Sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física. Fue de esta forma que desarrolló la Terapia de las emociones.

El poder de las esencias de Flores de Bach se encuentra en sus cualidades vibracionales. Cada una de las flores que componen este sistema terapéutico tiene una determinada vibración con características específicas. Es una forma de energía muy sutil, de una elevada frecuencia vibratoria la cual coincide en el ser humano con un estado de armonía, bienestar y equilibrio con un determinado patrón energético impreso en ella, una forma de “energía líquida”.

Cuando estas esencias entran en contacto con otro ser vivo, que puede ser una persona, un animal o una planta, se da un fenómeno de resonancia vibracional en el que el patrón vibracional de la esencia produce la corrección del ser vivo, elevándolo y equilibrándolo. Esta es la razón por la cual el buen resultado de la terapia es determinado a través de la frecuencia de tomas y no por la cantidad de remedio.

Las flores de Bach ayudan a corregir el equilibrio emocional en el campo energético. Lo importante es tratar la personalidad de la persona y no la enfermedad. La enfermedad es el resultado del conflicto del alma de la persona . El sufrimiento es una lección del alma, manda la enfermedad para corregirnos, para colocarnos en el camino de nuevo.

Las esencias florales son preparadas a partir de las flores de plantas silvestres y árboles que se sumergen en agua y se exponen al sol o la ebullición. Este proceso finaliza en una dilución bebible que se comercializa en pequeños frascos de 10 ó 20 mililitros en farmacias y tiendas especializadas.

72168c68202190299d5d1b7ac5831bdc

Las 38 flores de Bach

  • Agrimony – Indicada para las personas que ocultan sus problemas bajo una apariencia feliz.
  • Aspen – Para el miedo o la ansiedad desconocida.
  • Beech – Para la intolerancia.
  • Centaury – Para saber decir ‘no’.
  • Cerato – Para la autoconfianza.
  • Cherry Plum – Para el miedo a perder el control.
  • Chestnut Bud – Para aprender de los errores pasados.
  • Chicory – Para luchar contra el egoísmo y el amor posesivo.
  • Clematis – Para los que son demasiado soñadores y no viven el presente.
  • Crab Apple – Para aquellos que les desagrada algo de su personalidad o presencia.
  • Elm – Para los que están abrumados por la carga de alguna responsabilidad.
  • Gentian – Para los que se han dado por vencidos.
  • Gorse – Para los que han perdido la esperanza.
  • Heather – Para el egocentrismo.
  • Holly – Para el odio provocado por la envidia y los celos.
  • Honeysuckle – Para no vivir añorando el pasado.
  • Hornbeam – Para el cansancio mental ante un esfuerzo.
  • Impatiens – Para la impaciencia.
  • Larch – Para la falta de confianza.
  • Mimulus – Para el miedo de cosas conocidas.
  • Mustard – Para tratar una tristeza sin razón.
  • Oak – Para tratar el agotamiento de aquellos que luchan fuertemente sin descanso.
  • Olive – Para el agotamiento tras un esfuerzo físico o mental.
  • Pine – Para tratar el sentimiento de culpa
  • Red Chestnut – Para los que se preocupan en exceso por los seres queridos.
  • Rock Rose – Para tratar el miedo extremo.
  • Rock Water – Para ser más flexibles mentalmente.
  • Scleranthus – Para los indecisos.
  • Star of Bethlehem – Para tratar un estado de shock.
  • Sweet Chestnut – Para la angustia extrema.
  • Vervain – Para el exceso de entusiasmo.
  • Vine – Para el exceso de seguridad e inflexibilidad.
  • Walnut – Para protegerse de influencias externas.
  • Water Violet – Para los orgullosos y distantes.
  • White Chestnut – Para luchar contra los pensamientos no deseados.
  • Wild Oat – Para la incertidumbre ante la vida.
  • Wild Rose – Para la apatía.
  • Willow – Para la autocompasión.

fe6e1cf9196a1d1078d8c7683dc2dc4c

Reconocimiento

En 1976 la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomendó a sus estados miembros la aplicación de medicinas alternativas, entre ellas la Terapia Floral de Bach. Además, en 1983 publicó un estudio dirigido a las administraciones sanitarias sobre la medicina tradicional en donde recomienda explícitamente esta terapia.

En España, la Organización Médica Colegial (OMC) no reconoce las flores de Bach como práctica médica. El doctor Cosme Naveda, coordinador del Área para Relaciones con Terapias no Convencionales de la OMC, afirma que “se trata, en todo caso, de técnicas que pueden producir sosiego y relajación en la persona, siempre que ésta se lo crea, y de esta forma, secundariamente, proporcionar bienestar, pero nunca como procedimiento terapéutico”.

José Manuel Rodríguez, catedrático de botánica y director de la Escuela de Jardinería Joaquín Romero Murube de Sevilla, explica que desde un punto de vista científico y universitario no se ha estudiado seriamente el que una esencia floral pueda afectar al caracter o la dimensión psicológica de una persona y las investigaciones que hay corresponden a seguidores de esta terapia. “Yo no soy de los escépticos pero si de los prudentes”, añade el botánico.

“En las personas están presentes todas las cualidades espirituales y nosotros venimos a este mundo para manifestar estas características una tras otra, para perfeccionarlas y fortalecerlas, de manera que ninguna experiencia o dificultad puedan debilitarlas o llegue a apartarnos del cumplimiento de ese sentido de la vida.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s