Científicos prueban método para borrar de la memoria recuerdos traumáticos

La memoria es un proceso que nos permite almacenar y recuperar la información que procesamos en nuestro día a día. Es nuestro disco duro físico y de su buen funcionamiento dependerá en gran parte nuestra existencia..

malos_Recuerdos_1

De una forma general, cuando experimentamos algo se genera una conexión neuronal en nuestro cerebro y cuanto más se repite esa experiencia (o más traumática o dolorosa es), más conexiones se producen, afianzando el recuerdo en nuestro cerebro. Es como si estudiamos una materia y por cada repaso que damos se crean un puñado de cables que enlazan con ese recuerdo, de forma que cuanto más estudiamos más fácil es conseguir recuperar el dato que necesitamos.

El uso del Propanolol

A través de varios estudios científicos, se está logrando controlar y modular la forma en la que el cerebro recupera un recuerdo de nuestra memoria.

Existen dos momentos en que es muy ‘fácil’ eliminar un recuerdo: cuando se está almacenando y cuando se está recuperando. Parece que el sistema de entrada y salida de datos es el más delicado o vulnerable de todo el sistema y el que es por tanto más fácil de ‘hackear’ para producir el olvido.

Hasta ahora mediante fármacos se había conseguido debilitar las fuertes conexiones que se crean cuando se genera un recuerdo traumático, produciendo así un recuerdo menos doloroso. En el año 2002, un estudio demostró que el uso de Propanolol podía prevenir o reducir el estrés postraumático. Al tratar con este fármaco a un grupo de veteranos de la guerra de Vietnam, estos disminuyeron drásticamente los recuerdos dolororos que tenían de la guerra, permitiéndoles llevar una vida normal.

En investigaciones más recientes se había logrado  eliminar selectivamente un recuerdo usando el ZIP, inhibidor selectivo de una enzima cerebral (la PKM zeta). Los científicos lo habrían conseguido atacando una de las dos zonas vulnerables: la de salida de datos. El proceso consistiría en evocar un determinado recuerdo y justo cuando este se encuentra en la recámara para ser arrojado, se inyectaría el inhibidor y adiós conexión, adiós recuerdo.

BBVA-OpenMind-Ventana-optogenetica-1

Nuevos estudios

Un nuevo estudio realizado por investigadores del departamento de Neurobiología de la Universidad Stony Brook de Nueva York expone como puede ser posible manipular uno de los mecanismos naturales del cerebro para modificar la permanencia de recuerdos en la memoria.

Aunque los mecanismos cerebrales que intervienen en la creación de los recuerdos no se conocen perfectamente, la mayoría de los científicos opina que la región cerebral que controla la memoria es la amígdala. Un neurotransmisor, la acetilcolina, llega a la amígdala por las neuronas colinérgicas que residen en la base del cerebro, produciendo un refuerzo de la memoria emocional. El objeto de su estudio son los mecanismos que favorecen este fortalecimiento de la memoria, especialmente en casos de experiencias traumáticas negativas y experiencias emocionales positivas.

El estudio publicado en la revista Neuron utilizó un modelo de memoria basado en el miedo, que es una de las experiencias emocionales más fuertes. Usando optogenética, un método de investigación que emplea la luz para controlar células en tejidos vivos, estimularon neuronas colinérgicas en ratones y observaron que al aumentar la llegada de acetilcolina a la amigdala durante una experiencia traumática, se producía una respuesta de miedo que generaba un recuerdo más fuerte de lo normal. Sin embargo, al inhibir la llegada de acetilcolina, prácticamente podían eliminar el recuerdo .

Según los investigadores, esta manipulación de los circuitos de la acetilcolina en el cerebro les llevó a crear, en esencia, ratones sin miedo. Y abre el camino para revertir trastornos de estrés post-traumático. El problema es que las neuronas colinérgicas son muy dificiles de estudiar, debido a que se hallan entremezcladas con otros tipos de neuronas, y son relativamente pocas en número. Su objetivo ahora es hallar formas de aumentar o disminuir la fuerza de los recuerdos que no implique la administración de fármacos.

Impresionantes son los estudios respecto a lo fácil que es para los científicos implantar memorias falsas en otras personas. El manipular el mismo proceso de reconsolidación, la psicóloga Julia Shaw, ha mostrado que es posible hacer que las personas recuerden un crimen que nunca cometieron

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s